cam12 Mostrarse por cámara constituye un negocio fabuloso en el mundo online. Miles de chicas se pasan horas desnudas frente a la pantalla en busca de usuarios deseosos que les dejen algo de dinero. En países golpeados económicamente como Rumania, muchas chicas sólo trabajan en esta actividad y ganan el equivalente a un sueldo mensual.

Por Alexis Socco

Korinna vive en Rumania y se levanta a las 6 de la mañana, prende la computadora, conecta su webcam e ingresa al sitio Xhamster. Comienza diciendo ‘bienvenidos chicos’ y espera que los usuarios entren a su sala para mostrarse en cámara. Al cabo de un rato, algunos usuarios le piden que se quite la ropa y ella aclara que para eso necesita ‘tokens’ –transferencia de fichas que después se cambian por dinero-. Si pasados unos minutos nadie le da, optará por desnudarse por completo y empezar a tocarse, para que aquellos que entran le ofrezcan ‘tips’, que son propinas que después cambian por dinero. Hasta las 2 de la tarde estará ahí, enfrente de la cámara. No trabaja en otra cosa que no sea la webcam y puede vivir -o sobrevivir- con lo que gana. LorenaLuv también es de Rumania, hace el mismo horario que Korinna y dice que no puede trabajar de otra cosa porque hace poco le hicieron unas operaciones en la cabeza. No gana mucho pero le alcanza para pagar sus gastos. “No hay mucho trabajo aquí en mi país”, me dice en inglés.

Todas las conversaciones que se dan en la sala son en inglés, salvo algunos casos puntuales. Pero la mayoría de las chicas que se muestran por la cam son de Rumania o algún otro país del este europeo, como Bulgaria o Moldavia. También hay rusas, griegas, españolas y colombianas. Justamente, entre Rumania y Colombia se disputan el cetro por la cantidad de chicas que trabajan en este nuevo negocio online, que factura millones y es furor en todo el mundo. No son prostitutas, sino mujeres ‘comunes’ de todas las edades que no tienen pudor en mostrarse o hacer lo que el ‘cliente’ virtual le pida. Lo que buscan es recaudar a cambio de mostrarse desnudas o realizando show eróticos. Y obviamente, no tiene nada que ver con los sitios para conocer personas y quedar en citas.

Cada vez más, aparecen páginas donde existe la posibilidad de registrarse, completar algunos datos personales y conectar la cámara. Entre ellos aparecen el mencionado Xhamster, LiveJasmin, Pornhub, Bongacams, MyFreeCams y Cam4. No hay muchas argentinas realizando este trabajo, aunque en el sitio Cam4 hay varias que comenzaron a hacerlo aunque sin la osadía de las rumanas, por ejemplo. Se podría pensar que las chicas exuberantes son las que más ganan, pero en realidad los usuarios prefieren otras cualidades como la simpatía, el sentido del humor o la predisposición antes que un físico de estrella porno. Una modelo con nombre de perfil GoddessLisa -también rumana- está llorando y comenta que no puede pagar el alquiler, que debe plata y la van a echar a la calle. Varios usuarios se ofrecen para ayudarla y le dan algunos créditos. Ella agradece, aunque se la ve apesadumbrada.

Lo que ganan

Xhamster es uno de los sitios líderes. ¿Cómo funciona? La modelo -también hay parejas y hombres, aunque en menor medida- trabaja desde su casa y en el horario que quiera. El sitio cuenta con muchos visitantes y en un apartado dice que se pueden ganar ‘hasta $10.000 dólares por semana’, una cifra exageradísima, ya en que en promedio, una modelo puede sacar de 600 a 1000 euros mensuales -mil euros son unos 1300 dólares-, es decir casi un sueldo promedio mensual para el mercado europeo. El sitio se queda con un porcentaje y le paga a la modelo a través del sistema online Paxum, con cheques o transferencias bancarias. ¿Qué se necesita para empezar? Sólo una PC, conexión a Internet y una cámara web, cuánto más sofisticada mejor para que se transmita ‘el show’ con claridad. Se ganará más dependiendo de las horas que se ‘trabajen’ por día, de cuántos días al mes estén online y del sitio, ya que algunos se quedan con mayor porcentaje que otros. El usuario puede registrarse solo con un par de datos y chatear con la modelo, pero sólo los miembros que ingresen sus datos bancarios podrán comprar ‘monedas’ para darle a la modelo que elijan. Estos usuarios aparecen en amarillo, mientras que los que solo se registran aparecen en gris. Por eso, la modelo siempre opta por chatear o responderle al de amarillo, que es el que tiene créditos para dar. La moneda para las webcams se llama token y se pueden comprar paquetes de 200 o 550. ¿Cuánto cuesta un token? $0.05 centavos de dólar. Haciendo cuentas, 100 tokens son 5 dólares y es la cifra que generalmente una modelo pide para mostrarse un rato desnuda o tocarse sus partes íntimas. También se pueden hacer shows privados, que cuestan 1.2 dólares por minuto, pero en general, pocas modelos van al privado -es más caro y pocos usuarios lo piden- y prefieren exhibirse en público. ¿Quién es el cliente? En general son hombres que están solos y aburridos, que buscan morbo o practicar el sexo solitario con alguien en línea y no con videos ya colgados de otros sitios, aunque muchos prefieren solamente una conversación.

¿Quiénes trabajan? Hay que ser mayor de 18 años y como se dijo, además de mujeres, hay algunos hombres, transexuales o parejas, aunque en este caso siempre la mujer es la dueña del show y el hombre es su simple acompañante. Las webcams son una nueva forma de ganar dinero online, cómodamente desde la casa y sin ningún riesgo adicional. Muchos pueden suponer que se trata de una prostitución virtual, pero dejaremos los preconceptos para otra oportunidad. Solo decir que tal vez, para estas chicas necesitadas de dinero y con pocas posibilidades de trabajo real en sus países, ésta sea una solución mucho más segura que si hicieran lo mismo pero fuera del mundo virtual.

Esta nota está publicada en el Número 6 : http://issuu.com/nuezmoscada/docs/nuezmoscada6

http://i0.wp.com/revistanuezmoscada.com/wp-content/uploads/2015/03/cam12.jpg?fit=1024%2C1024http://i2.wp.com/revistanuezmoscada.com/wp-content/uploads/2015/03/cam12.jpg?resize=150%2C150NuezMoscadaInformeswebcams
Mostrarse por cámara constituye un negocio fabuloso en el mundo online. Miles de chicas se pasan horas desnudas frente a la pantalla en busca de usuarios deseosos que les dejen algo de dinero. En países golpeados económicamente como Rumania, muchas chicas sólo trabajan en esta actividad y ganan...

Comentar con Facebook