TheKnacksSurgieron en Buenos Aires en los 60 al ritmo de la beatlemanía y pudieron haber sido una de las bandas más grandes del rock nacional. La suerte no conspiró y tuvieron que conformarse con ser un grupo de culto que ahora, a 50 años de aquella época, volvió a tocar. El líder Oscar Paz cuenta la particular historia de los Knacks.

Por Juan Manuel Sáez

Mientras la juventud argentina seguía atontada por las canciones de El Club Del Clan y las chicas morían por Johnny Tedesco, Nicky Jones y Palito Ortega, en los tempranos sesenta, un nuevo fenómeno se empezó a producir. Los primeros discos de Los Beatles se empezaban a editar en la Argentina y paulatinamente el país empezó a conocer el sonido de estos cuatro bochos que revolucionaron al mundo entero. Al mismo tiempo en que esto sucedía, empezaron a surgir en nuestro país un aluvión de conjuntos beat que, producto de esa influencia beatle, se animaron a probar suerte y a conquistar pequeños sellos discográficos y también sellos multinacionales, que a su vez apostaron por el sonido joven de la incipiente Argentina Beat, que luego dio paso al denominado Rock Argentino. Tal fue el caso de The Knacks (no confundir con los californianos de My Sharona), grupo que se formó en plena época de la beatlemanía, en 1964, a partir de la amistad de Oscar Paz (batería) y Carlos “Charly” Castellani (guitarra y voz), dos amigos que se conocieron en la escuela Nacional Juan Martín de Pueyrredón y decidieron darle forma a su conjunto, que se llamó primero The Snakes para luego llamarse definitivamente The Knacks. Por supuesto que todo esto se produjo por la pasión que tenían estos dos amigos por Los Beatles y otras bandas de la “British Invasion” como ser The Kinks, The Dave Clarck Five y The Hollies.

“Mi relación con los “fab four” comienza junto con Charly Castellani, allá por 1964 cuando llega a mis manos un disco 78 rpm de Los Beatles que incluía “Twist y Gritos” y “La Vi Parada Allí”, de ahí en más toda la música cambió”, le comenta a Nuez Moscada Oscar Paz, cerebro del combo. “Gracias a una amiga de mi tía que era azafata comencé a hacerme de la música de ellos, ya que hacía vuelos a Londres. En cierto modo fui uno de los primeros en escucharlos y enamorarme de sus melodías, voces y estilo. Nos reuníamos los primigenios ‘Knacks’ y sacábamos todos sus temas, copiábamos hasta la última nota, vimos “A Hard Days Night” doce veces para anotar los tonos”. Con el tiempo se les suman a la banda Fernando Ferreyra Avan y Armando “Army” Aschenazy (segunda guitarra y voz); a este último lo conocen en una casa de instrumentos musicales. Con esta formación duran tres años y sería con la cual grabaron una prueba en el sello Philips, que fue escuchada por Gustavo Lipekester, productor, quien los terminaría contratando.

“Nos animamos a lanzar nuestros propios temas de los cuales se dijo en su momento: ‘son muy Beatles’. Eso logró el primer contrato con Philips Argentina, quien nos lanzó como ‘Los Beatles argentinos’. Por suerte teníamos con “Army” la voz de John y con “Charlie” la de Paul, más un batero muy Ringo. La cosa fue fácil”, recuerda Paz. De esta forma acceden a grabar de manera oficial un simple con temas de The Beatles: Submarino Amarillo y Madera Noruega, en la cara B, teniendo un éxito significativo en ventas. “Submarino Amarillo nos hizo utilizar todo nuestro ingenio posible. Los megáfonos fueron reemplazados por tulipas de una araña, las máquinas por un osito a cuerda, el sonar por un caño, las risas se grabaron por una caída producida (son reales). Todo lo hacíamos a pulmón”. A pesar de que el sello insistió en que siguieran grabando temas de Los Beatles, Oscar Paz decide retirarse de la banda por unos días y Los Knacks abandonan el sello. “De Philips nos retiramos por incumplimiento de contrato, pero la banda no se separa de mí, sólo fueron un par de días de dudas”.

De gira en Mardel

Luego de que Los Knacks se retiraran de Phillips, la formación sufre algunos cambios, ya que Fernando Ferreira Avan se retira y es reemplazado por Alejandro Medina (futuro bajista de Manal) por un breve tiempo, hasta que entra en su lugar Eduardo “Mossy” Mikitow y también se incorpora a la banda un tecladista: Vicente “Chito” Bulota. Paz comenta que “antes del ingreso de “Mossy” (bajo) estuvimos como dos meses sin bajo. Como éramos amigos de “Los Seasons” le pedimos a Alejandro Medina que tocara temporariamente con nosotros durante los carnavales 1968”. Con esta nueva formación es que logran su primer contrato para el programa “Pop News”, haciendo numerosas presentaciones en TV y varias giras. También son enviados a tocar a Mar del Plata por 40 días con una agente de prensa y un representante llamado Germán Klein (Abuelo Klein), e ingeniosamente hacen una buena movida para atraer la atención de los medios y del público, convirtiendo a The Knacks en una banda muy popular. Nace la “Knacks-manía”.
De regreso a Buenos Aires y gracias al éxito de aquellas presentaciones, los esperaría un jugoso contrato discográfico con el sello EMI, quien les da la oportunidad de grabar un sencillo. Ese simple sería editado en 1969 con los temas “Carta al Amigo Perdido” y “Algas y Veneno”. Justo en ese momento se retira de la banda Armando “Army” Aschenazy, que al poco tiempo es reemplazado por Vicente Iturria. La popularidad de The Knacks no cesaba y es por eso que graban tres singles con EMI Parlophone: Abuelo Klein / Tengo Miedo de estar enamorado – Si quiero Vivir (Tema de Cronopios) / Te extrañaré – Escuchen Payasos, yo amo / Me siento mal y deprimido. Todos fueron editados entre 1969 y 1970. Gracias a la buena repercusión que tuvieron esos simples, la empresa discográfica les da la oportunidad de grabar un larga duración.

Las grabaciones se hicieron en los estudios de EMI, con ocho temas que se hicieron en una sola sesión, y a esos ocho se le sumarían los sencillos editados hasta el momento. Pero ese LP nunca vio la luz gracias a que durante la dictadura de Juan Carlos Onganía se expuso una prohibición contra la música cantada en inglés, es por eso que la edición de ese LP se vio postergada. “Durante ese gobierno se prohibió la difusión de música en inglés y empezaron las presiones y persecuciones. Fuimos a parar a listas negras y comenzamos a no poder presentarnos, un horror”. La EMI insiste en que grabaran en castellano, ya que el contrato los obligaba a sacar otro simple; ellos aceptan a pesar de estar disconformes con la idea de cantar en castellano, pero deciden grabar bajo el nombre de “NMV”. El simple en castellano se edita en 1971, con los temas: La Niña Azul / René, para ese entonces dos de sus integrantes se van de la banda; Eduardo Mikitow y Vicente Bullota, que serían reemplazados por Miguel Torrecillas y Juan José Gimelló. Con el simple editado, llega el final de la banda ya que Oscar Paz no estaba conforme cantando en castellano. A eso se le suman algunos conflictos internos entre sus integrantes y la banda se separa definitivamente. Por otra parte, Vicente Bullota y Carlos Castellani, convocan a Armando Aschenazy y forman Casablanca, banda efímera que llegó a grabar con EMI un simple.

Disco perdido y regreso

A 32 años de su separación, se publica en España en 2003, un disco inédito con las grabaciones que Los Knacks hicieron para su LP que se había postergado. También se editó en Argentina, en 2006, una antología con todo el material grabado por la banda, incluyendo sus demos, pero esta última edición fue hecha con el consentimiento de Oscar Paz. “Allá por 2006 descubrí vía Internet la existencia de un LP de la banda editado en España con cinco ediciones limitadas de 500 unidades cada una. Ante esto decidí crear nuestro propio álbum con todo lo grabado por Los Knacks y la posibilidad de mostrarlo en el extranjero a través de la disquería Oíd Mortales, quien financió la edición. El material obraba en mí poder, sólo tuve que remasterizar”. Los tres primeros tirajes fueron comprados por “Guerssen Records” de España en exclusividad y fue difundido y vendido en todo Europa. El resto fue vendido a Estados Unidos, Japón, Australia y medios locales. “De allí en más pasamos a ser una banda de culto. Qué ironía, ahora somos internacionales y las edades de nuestros escuchas es de 25 a 30 años”.

En 2011 The Knacks regresa a los escenarios después de 40 años, para volver a vibrar como en las viejas épocas. Vuelven con más fuerza y un sonido completamente renovado, manteniendo el estilo característico que los hiciera conocidos en los sesentas. Además de juntarse, editan en 2013 un nuevo disco titulado “Last Stand”, con canciones nuevas y los clásicos que tocaban hace más de 40 años. “Fue fácil la vuelta, todo estaba allí cual código genético, sólo reflotamos temas no grabados y creamos algunos nuevos. La dificultad más grande fue equiparnos nuevamente, ahora ya no tocábamos con equipos de 30 watts y guitarras baratas; aparecieron las Rickenbacker, las Gretch, los teclados Hammond, la vieja C.A.F 1967; copia de la Ludwig de Ringo y equipos de 200 watts. Resultado; decidimos unirnos para terminar lo que habíamos dejado”, finaliza el líder del grupo. Los Knacks demostraron que a pesar de los años nada cambió y siguen firmes tocando y haciendo shows con la vitalidad de aquellos años. Ellos se dan el lujo de decir, con sus seis décadas y media, que se puede seguir “rockeando” y, tal vez, mejor que antes.

The Knacks: Discografía

*Submarino Amarillo / Madera Noruega (Philips, 1967)
*Carta Al Amigo Perdido / Algas y Veneno (EMI Parlophone, 1969)
*Abuelo Klein / Tengo Miedo de Estar Enamorado (EMI Parlophone, 1969)
*Sí, quiero vivir / Te Extrañaré (EMI Parlophone, 1969)
*Abuelo Klein / Escuchen Payasos, Yo Amo (EMI Parlophone, 1970)
*Niña Azul / René EMI (Parlophone, 1971)
*The Knacks: 1966-1971 (Editado en España) 2003
*The Knacks: Antología, 2006
*The Knacks: Last Stand, 2013

Esta nota está publicada en el Número 6:
http://issuu.com/NuezMoscada/docs/nuezmoscada6

http://i1.wp.com/revistanuezmoscada.com/wp-content/uploads/2015/03/TheKnacks.jpg?fit=1024%2C1024http://i0.wp.com/revistanuezmoscada.com/wp-content/uploads/2015/03/TheKnacks.jpg?resize=150%2C150NuezMoscadaCultura y Entretenimientobeat,música,The Knacks
Surgieron en Buenos Aires en los 60 al ritmo de la beatlemanía y pudieron haber sido una de las bandas más grandes del rock nacional. La suerte no conspiró y tuvieron que conformarse con ser un grupo de culto que ahora, a 50 años de aquella época, volvió a...

Comentar con Facebook