stukaaEl ¿ex? guitarrista de Los Violadores está de nuevo en Argentina y habla de todo: posible reunión de la mítica banda punk, su estadía en Estados Unidos, las próximas elecciones, el recuerdo de los años 80 y su bronca contra El Indio Solari.

Por Alexis Socco

Decir Stuka es sinónimo de rock argentino: el guitarrista regresó al país luego de estar varios años viviendo en Estados Unidos y planea quedarse. Gustavo Fossá, nacido el 5 de febrero de 1958, está terminando de grabar el primer disco de Stuka & los Fusers, su nueva banda, en los míticos Estudios Panda del barrio de Floresta, el mismo estudio donde hace exactamente 30 años Los Violadores grabaran el clásico disco ‘Y Ahora Que Pasa, Eh?’, que incluyó el primer hit de la banda, “Uno – Dos Ultraviolento”. “Es una vuelta al barrio y a la banda de garage, una vuelta en búsqueda de un sonido de Rock Argentino Post Punk único, que hacía rato que quería rescatar de cualquier manera y que en estos momentos con Magnus (batería), Boni (Guitarras), Piru (bajo), Néstor Tinaro (Consola) y gracias a Miguel Krochick estamos logrando”, le cuenta a Nuez Moscada.

Gustavo, volviste a Argentina hace unos meses y te juntaste de nuevo con Pil en un escenario, algo que se está dando con mayor frecuencia. ¿Se viene la vuelta de Los Violadores, aunque sea para unos shows, o creés que las reuniones son una gran estafa?
Por el momento no hay nada concreto pero podría haber. Y así como el mes próximo voy a formar parte en Buenos Aires de la banda de Glen Matlock, bajista y uno de los principales compositores de los Sex Pistols, los creadores de “The Great Rockanroll Swindle” (La Gran Estafa del Rock & Roll), cada uno de nosotros -Pil, el Polaco, Sergio Gramática y yo- simplemente somos 4 tipos que tenemos la posibilidad de reunir la primer banda de punk rock que existió en Latinoamérica cuando se nos antoje, sin importarnos un carajo si alguien piensa que es una estafa o no. Algunos músicos en Argentina parecería ser que nacimos en una generación equivocada y viendo el público que tuvimos y que tengo en este momento con Stuka & los Fusers, creo que no hemos sido los únicos a los que nos pasó eso. Tal vez estemos en deuda, y una reunión de Los Violadores más que una estafa podría ser una devolución, además de lo divertido que va a ser y de todas las cervezas que nos vamos a tomar.

¿Qué se añora de los 80? Muchos músicos de la época hablan de la autogestión, de cierto romanticismo de la época, más allá del reviente.
Romanticismo en el rock argentino hubo siempre, ya a principios de los 70′ ir a ver a Pappo lo era, yo me iba solo en bondi de Martínez a Bernal a ver al Carpo… si eso no es amor, ¿qué es? La autogestión es hasta que te empieza a ir bien y viene una compañía y te ofrece una torta donde podés transar o no. En realidad ya que lo nombrás lo más importante fue el reviente, porque a pesar de las persecuciones, las peleas callejeras y de las reiteradas idas en cana no lograron paranoiquearnos aun estando borrachos y drogados como estábamos. “Seguimos caminando por la cornisa sin ningún problema existencial“. Esta es parte de la letra del tema “10 Punks” del nuevo disco de Stuka & los Fusers que bien resume eso.

¿Lo que dijiste del Indio Solari, ‘es un hijo de mil putas’, en la revista Ultrabrit de este año, es parte del show meditático o creés que el tipo es realmente un hijo de puta? También me pregunto si no pensás que a veces nos estamos equivocando de enemigo y que las peleas entre músicos no deberían ser moneda corriente.
Ya lo dije claramente en la nota, si vos no respetás a tus colegas, compañeros o ex compañeros de tus bandas yo sí, así que no te metas conmigo ni con mis amigos. El Indio boconeó mal. (N. de la R: en esa nota Stuka dijo: “En un recital en Córdoba le empezaron a tirar cosas y el tipo dijo ‘¿Quiénes creen que somos? ¿Los Violadores?’. Si cuando comienzan las balas vas a poner a tus colegas en el frente, sos un hijo de re mil putas. Esa no se la voy a perdonar nunca). Y con respecto a lo mediático me hubiese gustado que sea “realmente mediático”, ya que desenmascarar mentirosos debería ser primordial en los medios, pero fijate que la nota original de la revista Ultrabrit fue levantada por el 99% de los medios del país menos Clarín, y si no salís en Gente o en Clarín de mediático no tenés nada.

stuka2¿Por qué destacás más a ‘1,2 Ultraviolento’ que al primer disco? Si bien es crudo, me parece el único disco punk que se grabó en Argentina. El segundo, a mi entender, es más armonioso y cancionero.
Te entiendo el criterio, para mí en ese sentido el único disco punk fue ‘Never Mind the Bollocks’ de los Pistols, el resto fue una copia como son ahora la mayoría de las bandas punks argentinas con respecto a los Ramones. ‘Y Ahora Que Pasa, Eh?’, también grabado en Panda en la misma época y estudio que se grabó por ejemplo ‘Yendo de la cama al living’ de Charly García, es un disco con una composición y un sonido que hasta ese momento no se había escuchado: Punk Argento.

¿Crees que la historia no fue benévola para Sergio Gramática, alguien que quedó un poco en el olvido, siendo el fundador de Los Violadores?
La historia no es por el momento benévola para nadie: hasta que la ciencia diga lo contrario, todos nos vamos a morir. Lo importante es con la dignidad que lleves el tiempo que te toca. Sergio Gramática es una de las personas más dignas que conozco.

‘Interzona 66’, tu segundo disco solista, habla por primera vez de todo lo que estamos viviendo en materia tecnológica en estos momentos. Una frase que decía ‘me comunico contigo a través de la red’, en tiempos donde no había Internet, 1994, no creo que haya sido entendida. ¿Cuándo comenzaste a vislumbrar este nuevo escenario y por qué? Incluso Los Violadores ya hablaban de cosas como ‘disketes’ en el disco ‘Fuera de Sektor’ de 1986.
En ese momento no había computadoras ni Internet para informarse pero había libros, ¿se acuerdan? Siempre fui fan de la mal llamada ‘ciencia ficción’, porque si alguien puede imaginárselo, contarlo y desarrollarlo, de ficción no tiene nada. Si la idea es buena rápidamente deja de ser ficción y se convierte en realidad, aunque sea virtual. Todo lo necesario estaba en libros como ‘2001 Odisea del Espacio’ (Arthur Clark), ‘La Naranja Mecánica’ (Anthony Burguess), ‘1984’ (George Orwell), ‘Almuerzo Desnudo’ (William Burroughs), entre otros, era tener un poco de imaginación y acomodar las piezas para contar en canciones cómo iba a ser el mundo de hoy, así como hoy sabemos que los próximos 50 años van a ser de revelaciones realmente sorprendentes. Arthur Clarke decía a mediados de los 50: “De ahora en adelante los descubrimientos científicos en los próximos años van a confundirse con la magia”. También muchos pensaron que ‘1984’ de George Orwell era un manual de instrucciones y lo llevaron a la práctica.

Se vienen las elecciones y calculo que ningún candidato te debe agradar, pero ¿tenés alguna postura determinada? Es decir, ¿podrías ser más de Scioli que de Macri, o viceversa?
De ninguna manera. Mirá, la mentira más evidente de la humanidad siempre fue la religión. Nos empezamos a liberar de los tabúes y crecimos en estos últimos 60 años más que en 80 millones. La ciencia está solucionando los problemas que antes solucionaban -o deberían haber solucionado- los políticos frente a la escasez de recursos en el mundo, pero ahora la ciencia nos vislumbra una posibilidad de abundancia, y frente a la abundancia el capitalismo queda obsoleto. ¿A que no saben quiénes son los que no quieren cambiar? Por ejemplo en USA, ¿a quién van a elegir los Republicanos para perder con Hilary? ¿Donald Trump matando mexicanos y apelando al fascismo salvará las papas? Creo que ni elecciones va a haber. Acá no tenemos ni para arrancar. Debería ocurrir el cambio global para que la cosa cambie realmente en este nuevo mundo high tech que los tomó a todos por sorpresa, pero los políticos argentinos parecería ser que lo saben, por eso lo poco que hay se lo afanan, ¿total? Las únicas opciones por el momento parecerían ser los ricos mentirosos de USA donde nadie es dueño de nada: deben todo, a costa del hambre y el laburo del resto del mundo, o los pobres felices de Argentina mendigando planes sociales. De la orgullosa clase media argentina de toda la vida ya nadie habla.

Estuviste viviendo muchos años en Miami, una ciudad que en su momento dijiste que ‘tiene de todo, menos rock’. 
Sí, no solo viví en Miami sino también pasé un tiempo en Los Ángeles y otro más largo en Seattle, ciudad a la que le tengo un gran afecto y espero volver pronto. Tengo a Iván mi hijo viviendo allí, y además de haber sido cuna de Jimmy Hendrix, Bill Gates -soy bastante cyberpunk- y Kurt Cobain, los gringos son “nice” y la marihuana esta liberada “just for fun”. Y sí, Miami tiene menos rock que Elvis Presley, es una ciudad caracterizada por los diferentes ghettos producidos por la inmigración de países del sur y Centroamérica que hacen una música de mierda (‘a mover el culo negra’), pero en el ghetto argentino, que por suerte queda en la playa, desde hace unos años lo que más se escucha es rock and roll y en el poco tiempo que estoy últimamente me la paso tocando.

Hace unos años algunos te criticaron por un programa de Telefé ‘Clase Turista’ donde mostrabas como vivías en Miami e ibas de shopping. ¿Qué te acordás de ese momento?
Me acuerdo que los pibes que hacían el programa tenían muy buena onda, terminamos de party en mi casa porque justo era el último programa del ciclo y querían festejar, ¡que buena puntería tengo! Junto con mi amiga Luciana Othax salimos a mostrar un poco de nuestras vivencias en South Beach, y el shopping no fue en Bal Harbor o Aventura, fue en una especie de thrift store, donde se vende ropa usada, y varios músicos, incluido Kurt Cobain, comprábamos ropa ahí. A nosotros nos interesaba porque había sacos y camperas de cuero antiguas que en Miami estaban realmente al pedo y eran muy baratas y nos servían para algún esporádico viaje al invierno porteño o a la lluviosa Seattle. ¿Algunos me criticaron? “Sancho, señal que… ven Telefe”.

En Norteamérica produjiste grupos y solistas en tu estudio. ¿Podés mencionar a algunos que te hayan llamado la atención?
En mis años en USA el trabajo que hice con algunos cubanos, con quienes a pesar de compartir el idioma tenemos una música y una idiosincrasia completamente diferentes, hizo que algunas canciones producidas con la cantante cubana “Eli La O” sean de lo más destacable. También un proyecto llamado 4ALIENS1NO, junto a mi amigo David Kaumann y al oriundo de Brooklyn Chris Chelius fue importante por haber sido la primera vez que pude trabajar con un cantante de habla inglesa. En estos momentos estoy en la mitad de la producción de la banda de otro amigo, el Chino Julián, cantante de la banda ska Servicio Secreto aquí en mi estudio en Martínez.

¿Escuchaste alguna banda mejor que The Clash?
¡Jamás! Hasta Los Beatles a partir de los Clash tuvieron mucho más sentido. O sea: es rock, sé libre, hacé lo que quieras con tu vida… y con tu música.

Por último, si querés definime con pocas palabras los discos de Los Violadores.
‘Los Violadores’ (1983): Punk ingles fato in casa.
‘Y Ahora qué pasa, eh?’ (1985): Punk Argento.
‘Fuera de Sektor’ (1986): Y llegó la oscuridad (el dark).
‘Mercado Indio’ (1987): Mirá vos che, había indios en América. El disco que mejor suena (grabado también en Panda).
‘Y que Dios nos perdone’ (1989): Una plegaria tratando de que Dios nos perdone.
‘Otro festival de la exageración’ (1991): Dios no nos perdonó.

http://i0.wp.com/revistanuezmoscada.com/wp-content/uploads/2015/09/stukaa.jpg?fit=1024%2C1024http://i0.wp.com/revistanuezmoscada.com/wp-content/uploads/2015/09/stukaa.jpg?resize=150%2C150NuezMoscadaCultura y EntretenimientoLos Violadores,rock argentino,Stuka
El ¿ex? guitarrista de Los Violadores está de nuevo en Argentina y habla de todo: posible reunión de la mítica banda punk, su estadía en Estados Unidos, las próximas elecciones, el recuerdo de los años 80 y su bronca contra El Indio Solari. Por Alexis Socco Decir Stuka es sinónimo de...

Comentar con Facebook